RSS

Archivo de la etiqueta: Mundo

Imagen

1 de Agosto… 1 año

Más o menos por estás fechas hace un año vine a vivir a Dakar, ¡Cómo ha pasado el tiempo de rápido!

Ahora miro hacia atrás, y me siento orgullosa. Miro cada momento que he vivido, cada experiencia, cada persona o personita que he conocido, cada decisión que he tomado y me siento satisfecha conmigo misma. ¡¡Cuánto cuestan algunos cambios… y qué contenta te sientes contigo misma al verlo con perspectiva!!

Y sí, es cierto que podían haber ido mejor las cosas. Podría haber encontrado un trabajo en una super-empresa y entonces la experiencia podría haber salido redonda, ¿quién sabe? Pero este año he aprendido más de lo que podía haber aprendido en unas prácticas mal pagadas en España si no hubiera salido de mi ciudad.

He sido voluntaria en dos casas de acogida de niños, y en una he dado clases de español (¡vaya experiencia enriquecedora! No me había dado cuenta de lo que echaba de menos ser monitora), he conocido asociaciones y proyectos dentro y fuera de Dakar pero sobre todo los “héroes anónimos” que están detrás. Gente dispuesta a cambiar un pedacito del mundo. Es esa gente que desde España intuyes que están, pero que no te das cuenta la barbaridad de personas que de verdad hay dando su vida para ayudar al resto!! Voluntarios valientes que vienen una temporada a dar lo mejor de sí mismos, trabajadores de organismos internacionales, cooperantes en grandes proyectos, trabajadores que dedican un ratito de su vida a dar a los demás, misioneros, muchos misioneros… y por supuesto tantos senegaleses encantadores y con ganas de ayudar. He conocido tantas personas buenas en este país… de esa gente con un gran corazón, buena de verdad.

Así que lo mejor de este año para mí, es la gente. Todas y cada una de las personas que he conocido este año. ¡¡Muchas gracias por dejarme ponerle cara a mi vida en este pedacito de África!!

Espero que estéis pasando un buen verano. Os dejo uno de mis cielos… como ha empezado la estación de lluvias, ha empezado la época de atardeceres espectaculares!!

 

Atardecer

Anuncios
 
18 comentarios

Publicado por en 01/08/2013 en Día a día

 

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Imagen

Niños… y su alegría

El otro día estuvimos en la parroquia de los Salesianos de Dakar. La gente del barrio organizó un macro-evento para celebrar el día de su fundador. Entre carpas, canciones, bailes… todo el mundo pudo comer un plato de thièboudiene y por la tarde, hubo un montón de actuaciones con su música y bailes.

Fue una oportunidad estupenda para mezclarse un poco más con la gente, ver cómo celebran sus fiestas, hacer alguna foto… y acercaros a los que estáis allí un pedacito de la alegría que se respiraba en una celebración tan particular y a la vez tan normal en este país.

Quiero compartir con vosotros las 3 fotos que más me gustaron (además de la que puse en el post anterior), para darle a este blog un toque un poco más visual… ya se sabe, una imagen vale más que mil palabras!

La alegria de los niños

 

Los niños de la calle

Los niños ayudando

Tengo alguna pregunta que hacerte a ti que me lees … ¿Cuál te gusta más? y la segunda, ¿Te gustaría que pusiera más fotos y menos texto en las entradas? ¿O al menos en alguna?

Responder a estas preguntillas, por aquí o en privado, me ayudará a saber lo que esperas de este blog y a ir evolucionando y adaptándome.

¡¡Gracias por ayudarme!!

 
13 comentarios

Publicado por en 28/02/2013 en Experiencias

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

Por el Día Mundial de la Justicia Social

Tengo tantas cosas que contaros, que no sé por dónde empezar.

Os contaría cómo de grandes están mis niños. Que hay algunos que ya se han llevado, que han venido nuevos. Que hay 3 que me quitan el sueño y me deshago cuando soy consciente de dónde están. Que a uno no le operan de cataratas y a otra que no conseguían adoptarla, y por fin tiene una familia.

También me gustaría celebrar con vosotros que después de 6 meses tenemos agua por las tardes!! Es un lujo, y ahora estamos un poquito mejor. El fontanero vino unos días seguidos y al final me comunicó, por si no lo sabía, que “esto era África”. Y aunque entiendo lo que dijo, no me entra en la cabeza que sea la razón última para conformarse con lo que tienen.

También me gustaría contaros que he empezado a dar alguna clase en español y el reto que supone para mí…

Y sin embargo, no quiero que penséis en mi. Ya que el lunes fue el Día Mundial de la Justicia Social, me gustaría que dedicarais un ratito, unos minutos a todas esas personas anónimas que viven a lo ancho y grande de África. Esa voluntaria que se hace cargo de una consulta y a la que van a ver personas cargando a hombros a sus enfermos durante veintitantos quilómetros. Esa monjita valiente, que da clases en la frontera de Senegal y Mali…y que ve delante de su escuela militares y tanques yendo hacia lo que en Europa no se sabe que existe. Esa misión saqueada en Centro África por los rebeldes… y esa persona que no vuelve a España porque hay otros en peligro de los que tiene que cuidar.

Muchas gracias a todos esos héroes anónimos que dan su vida por un mundo mejor y más justo.

 
2 comentarios

Publicado por en 21/02/2013 en Personas

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Consejos

Panorámica de Dakar

¿No es verdad que todos buscamos ser felices? ¿No es verdad que todos deseamos dar lo mejor de nosotros mismos?

Anhelamos soñar y hacer realidad nuestros sueños. Y cuando somos valientes y los conseguimos, buscamos otro sueño en el que volcar toda nuestra esperanza. Y nos volcamos en conseguirlo, en enfocar nuestro día a día en alcanzarlo.

Así es como me encuentro yo ahora. Por fin estoy en Senegal, por fin me he casado con mi príncipe azul, con el amor de mi vida. ¿Y ahora qué? Sueño en alto y busco qué hacer ahora.

Todos queremos cambiar el mundo un poco. Hacer de esto un lugar mejor. ¿Qué sentido tendría todo si no lo intentamos? Queremos hacer feliz a nuestra pareja, complacer a nuestros padres, hacer reír a nuestros amigos, no disgustar a los que nos apoyan… en definitiva, intentar vivir lo mejor posible. Hacer que nuestro entorno sea lo más agradable que podamos.

Todos somos imperfectos, todos cometemos fallos. Incluso la persona a la que más admiramos. Pero aún así, todo sigue adelante, todo sigue su curso. Aún así hay familias que se apoyan, que se mantienen unidas. Parejas que se aman profundamente hasta el final y que se respetan como son. Padres que perdonan y olvidan y siguen queriendo con todo su corazón.

Ocurre lo mismo en cualquier parte del mundo. Puedes ver a una madre deshaciéndose por su hijo en cualquier lugar del planeta. ¿Qué madre no lucha por su pequeño…aunque sea mayor? Es un sentimiento universal. Una madre puede mirar a los ojos a otra y sentirá cómo se comprenden mutuamente sin necesidad de hablar el mismo idioma.

De la misma forma, en cualquier parte, un hijo sentirá ese mismo deseo de independizarse y volar libre a donde se sienta llamado. A buscar esa felicidad idílica….ese sueño que está por realizar. Y de la misma forma, cualquier pareja que se haya comprometido a estar toda la vida juntos, podrá mirar a los ojos a los que acaban de casarse y comprenderles.

El otro día mi príncipe y yo estuvimos en unas pistas de tenis, que hay junto a la Universidad de Dakar. Es un pequeño club dirigido por senegaleses. Sólo hay 4 pistas de tenis, que están a la entrada, una pequeña casita que hace la labor de “club social”, donde puedes jugar al pimpón o comprar algún refresco y una pista de squash, al fondo y un poco más escondida. El suelo de las pistas está estropeado por el paso del tiempo, el calor y las lluvias. Pero entre las pistas crecen plantas con flores que nunca había visto antes y que son de color naranja, rojo, blanco… La valla que rodea el club está atrapada dentro de una trepadora que en algunas zonas también tiene flores, unas campanillas rojas preciosas. Y desde dentro de las pistas se ven las palmeras que delimitan la zona del parking.

El senegalés que lo dirige, suele estar en un pequeño jardincito de la caseta que hace las funciones de  club. Fuimos a hablar con él para hacernos socios de ese lugar y poder ir a jugar cuando quisiéramos. Nos acercamos a saludarle, nos sentamos con él en unas sillas de hierro un tanto incómodas, obedeciendo a la cultura senegalesa de preguntar qué tal antes de abordar ningún tema que quieras hablar. Reparó en nuestra alianza y nos preguntó. Le cambió la mirada “hay europeos que vienen y viven juntos, pero casarse está bien, te comprometes a estar con la otra persona”. Nosotros no pudimos hacer otra cosa que mirarle, asentir y sonreír. Con el tiempo vamos dándonos cuenta que los mayores sienten la necesidad de darte su testimonio, de sentenciar, de enseñarte… de mostrar lo que los años y las arrugas les han enseñado. Siento un gran respeto hacia ellos y todo lo que quieran contarnos lo valoramos especialmente.

Otro día, le acompañé a hablar con el director de la agencia que lleva la administración de su empresa. Al entrar en su despacho, comprendí que los senegaleses aspiran a tener un trabajo así. La habitación estaba en penumbra, la ventana, que era probablemente el acceso a una terraza, estaba cubierta por un papel semi translúcido dejando la habitación bañada en un color amarillo mágico. Una de las paredes estaba cubierta por un tapiz que representaba una aldea africana con una madre y una hija portando en sus cabezas unas vasijas con agua. Una escena muy típica de Senegal. Salliou, que así se llama, nos acogió vestido con su túnica blanca. Era viernes, en época de Ramadán, así que era su traje de fiesta. Y nos atendió con una sonrisa de oreja a oreja. Mientras hablaban no pude evitar fijarme en el iphone, macbook, nespresso… en la mesa de madera llena de adornos… en su decoración para nada sobria.

Por supuesto, antes de comenzar a hablar de nada profesional nos preguntó por nosotros. Nos invitó a cenar a su casa algún día y nos habló del matrimonio. Nos dijo que “en todos los años que él llevaba casado, cada día era como una luna de miel”. Y que “realmente es la mujer la que, si sabe y aprende rápido, gestionará el matrimonio para durar mucho, mucho tiempo”. Un consejo más para guardar en mi diario, junto a los demás. Yo también he visto familias unidas gracias a una madre luchadora…

Al final, te sorprende que ocurre algo parecido estés donde estés. Una vez dejas de pensar que eres diferente al que tienes enfrente, ya sea por la manera de pensar o de vestir, te das cuenta que ellos sienten lo mismo que tú: que quieren a su pareja y buscan lo mejor para ella y su familia. ¿No es fabuloso pensar que cada uno siente lo mismo hacia ellos que tú hacia los tuyos? ¿No es una maravilla ver que no somos tan diferentes como parece a primera vista? Que compartimos sentimientos, sueños, esperanzas…

Busco mi nuevo sueño, el que me haga vibrar para aprovechar mi experiencia. El que me haga vivir con la esperanza de que algún día lo conseguiré. El que me ayude a sacar el máximo de mi día a día… 

 
9 comentarios

Publicado por en 13/08/2012 en Experiencias

 

Etiquetas: , , , ,