RSS

Por una sonrisa en Africa

09 Oct

“La pareja que dejó el Oasis por la sabana”. Así titula el ABC al artículo dedicado a Mario y Asun (a la que todavía no hemos tenido el placer de conocer), presidentes de la Fundación “Por una sonrisa en África“.

Sin agua corriente ni electricidad, viven unos 6 meses al año en un pequeño pueblecito, cerca de Mbour, al que se accede por un “camino de cabras”.

El sábado estuvimos a las afueras de Dakar, visitando esta fundación y sus proyectos. Pequeños, pero eficientes. Personas dedicadas a los demás. Conociéndoles se hace realidad lo que sospechas al llegar a África: Que hay gente que deja sus comodidades para vivir entre ellos, ayudándoles, dando lo que pueden… y a veces, con una sola bombilla en toda la casa.

Uno de sus proyectos, es un dispensario (en la foto). Un pequeño lugar donde, entre algunos voluntarios y trabajadores de la zona, atienden a la gente de los alrededores. Tienen camas, consultas y ¡hasta una incubadora!

Salen adelante gracias a donaciones de particulares y de empresas, así como al apadrinamiento de los niños del lugar. Éstos, aseguran una educación del chaval en primaria y en secundaria. En alguna ocasión, el alumno tiene la posibilidad de ir a un instituto privado. Todo esto, aumenta sus posibilidades de tener un buen trabajo, así como de mejorar la calidad de vida de ellos, sus familias y por ende, del poblado entero.

Otro de los proyectos que tienen, es una escuela con comedor. Unas pocas aulas que aseguran una educación básica, que proporcionan una formación necesaria para las niños, sean de donde sean… ¡no hay mejor regalo que éste!

Finalmente, su joya de la corona es una residencia para los estudiantes. No os voy a poner fotos, para que la juzguéis por vosotros mismos si tenéis ocasión de venir. Pero os aseguro que es todo un lujo.

Cuando caminas por África puedes ver un sin fin de “buenas obras”. De igual manera que si estás en Europa y quieres poner “tu granito de arena” tienes una gran colección de ONG, asociaciones y fundaciones con las que colaborar o simplemente aportar. ¿Cuál elegir? ¿Cuál es mejor?

La verdad es que si te proponen una cena en la que se va a recolectar dinero y eres una persona inquieta por ayudar a “ese otro mundo” irás sin pensártelo. Pero… ¿Dónde vas a mandar el dinero? Hay veces que hay que pensarlo… Quizá el proyecto es bueno pero… ¿Es realmente necesario? ¿Quién asegura un control? ¿Quién hará el seguimiento?

No siempre tendrás respuestas para estas preguntas, así que, si colaboras con este tipo de organizaciones asegúrate de saber exactamente cual es el objetivo de tu aportación. Pregunta, escribe, llama. Y por supuesto, si tienes ocasión, viaja y visita los proyectos.

A veces tienes la oportunidad de conocer a este tipo de gente que lleva este tipo de fundaciones y vuelves a pensar que hay gente buena, que hay gente que tiene ganas de cambiar un pedacito del mundo. ¡Hurra! Vuelves a llenarte de esperanza porque algo puede ser diferente: Como esos niños que quizá miran por la ventana de su escuela pensando que su mundo puede cambiar…

www.puse.org

Anuncios
 
1 comentario

Publicado por en 09/10/2012 en Varios

 

Etiquetas: , , ,

Una respuesta a “Por una sonrisa en Africa

  1. Marisa

    20/10/2012 at 17:52

    Genial Almudena!!!
    Tienes una oportunidad por delante de crecer tú y ayudarnos a crecer.
    Me parece una idea estupenda esta de llevarnos de la mano por allí.
    Besotes de Marisa, una amiga de Pat

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: