RSS

Consejos

13 Ago

Panorámica de Dakar

¿No es verdad que todos buscamos ser felices? ¿No es verdad que todos deseamos dar lo mejor de nosotros mismos?

Anhelamos soñar y hacer realidad nuestros sueños. Y cuando somos valientes y los conseguimos, buscamos otro sueño en el que volcar toda nuestra esperanza. Y nos volcamos en conseguirlo, en enfocar nuestro día a día en alcanzarlo.

Así es como me encuentro yo ahora. Por fin estoy en Senegal, por fin me he casado con mi príncipe azul, con el amor de mi vida. ¿Y ahora qué? Sueño en alto y busco qué hacer ahora.

Todos queremos cambiar el mundo un poco. Hacer de esto un lugar mejor. ¿Qué sentido tendría todo si no lo intentamos? Queremos hacer feliz a nuestra pareja, complacer a nuestros padres, hacer reír a nuestros amigos, no disgustar a los que nos apoyan… en definitiva, intentar vivir lo mejor posible. Hacer que nuestro entorno sea lo más agradable que podamos.

Todos somos imperfectos, todos cometemos fallos. Incluso la persona a la que más admiramos. Pero aún así, todo sigue adelante, todo sigue su curso. Aún así hay familias que se apoyan, que se mantienen unidas. Parejas que se aman profundamente hasta el final y que se respetan como son. Padres que perdonan y olvidan y siguen queriendo con todo su corazón.

Ocurre lo mismo en cualquier parte del mundo. Puedes ver a una madre deshaciéndose por su hijo en cualquier lugar del planeta. ¿Qué madre no lucha por su pequeño…aunque sea mayor? Es un sentimiento universal. Una madre puede mirar a los ojos a otra y sentirá cómo se comprenden mutuamente sin necesidad de hablar el mismo idioma.

De la misma forma, en cualquier parte, un hijo sentirá ese mismo deseo de independizarse y volar libre a donde se sienta llamado. A buscar esa felicidad idílica….ese sueño que está por realizar. Y de la misma forma, cualquier pareja que se haya comprometido a estar toda la vida juntos, podrá mirar a los ojos a los que acaban de casarse y comprenderles.

El otro día mi príncipe y yo estuvimos en unas pistas de tenis, que hay junto a la Universidad de Dakar. Es un pequeño club dirigido por senegaleses. Sólo hay 4 pistas de tenis, que están a la entrada, una pequeña casita que hace la labor de “club social”, donde puedes jugar al pimpón o comprar algún refresco y una pista de squash, al fondo y un poco más escondida. El suelo de las pistas está estropeado por el paso del tiempo, el calor y las lluvias. Pero entre las pistas crecen plantas con flores que nunca había visto antes y que son de color naranja, rojo, blanco… La valla que rodea el club está atrapada dentro de una trepadora que en algunas zonas también tiene flores, unas campanillas rojas preciosas. Y desde dentro de las pistas se ven las palmeras que delimitan la zona del parking.

El senegalés que lo dirige, suele estar en un pequeño jardincito de la caseta que hace las funciones de  club. Fuimos a hablar con él para hacernos socios de ese lugar y poder ir a jugar cuando quisiéramos. Nos acercamos a saludarle, nos sentamos con él en unas sillas de hierro un tanto incómodas, obedeciendo a la cultura senegalesa de preguntar qué tal antes de abordar ningún tema que quieras hablar. Reparó en nuestra alianza y nos preguntó. Le cambió la mirada “hay europeos que vienen y viven juntos, pero casarse está bien, te comprometes a estar con la otra persona”. Nosotros no pudimos hacer otra cosa que mirarle, asentir y sonreír. Con el tiempo vamos dándonos cuenta que los mayores sienten la necesidad de darte su testimonio, de sentenciar, de enseñarte… de mostrar lo que los años y las arrugas les han enseñado. Siento un gran respeto hacia ellos y todo lo que quieran contarnos lo valoramos especialmente.

Otro día, le acompañé a hablar con el director de la agencia que lleva la administración de su empresa. Al entrar en su despacho, comprendí que los senegaleses aspiran a tener un trabajo así. La habitación estaba en penumbra, la ventana, que era probablemente el acceso a una terraza, estaba cubierta por un papel semi translúcido dejando la habitación bañada en un color amarillo mágico. Una de las paredes estaba cubierta por un tapiz que representaba una aldea africana con una madre y una hija portando en sus cabezas unas vasijas con agua. Una escena muy típica de Senegal. Salliou, que así se llama, nos acogió vestido con su túnica blanca. Era viernes, en época de Ramadán, así que era su traje de fiesta. Y nos atendió con una sonrisa de oreja a oreja. Mientras hablaban no pude evitar fijarme en el iphone, macbook, nespresso… en la mesa de madera llena de adornos… en su decoración para nada sobria.

Por supuesto, antes de comenzar a hablar de nada profesional nos preguntó por nosotros. Nos invitó a cenar a su casa algún día y nos habló del matrimonio. Nos dijo que “en todos los años que él llevaba casado, cada día era como una luna de miel”. Y que “realmente es la mujer la que, si sabe y aprende rápido, gestionará el matrimonio para durar mucho, mucho tiempo”. Un consejo más para guardar en mi diario, junto a los demás. Yo también he visto familias unidas gracias a una madre luchadora…

Al final, te sorprende que ocurre algo parecido estés donde estés. Una vez dejas de pensar que eres diferente al que tienes enfrente, ya sea por la manera de pensar o de vestir, te das cuenta que ellos sienten lo mismo que tú: que quieren a su pareja y buscan lo mejor para ella y su familia. ¿No es fabuloso pensar que cada uno siente lo mismo hacia ellos que tú hacia los tuyos? ¿No es una maravilla ver que no somos tan diferentes como parece a primera vista? Que compartimos sentimientos, sueños, esperanzas…

Busco mi nuevo sueño, el que me haga vibrar para aprovechar mi experiencia. El que me haga vivir con la esperanza de que algún día lo conseguiré. El que me ayude a sacar el máximo de mi día a día… 

Anuncios
 
9 comentarios

Publicado por en 13/08/2012 en Experiencias

 

Etiquetas: , , , ,

9 Respuestas a “Consejos

  1. Nacho Delgado

    13/08/2012 at 11:53

    Aqui no se puede poner un “me gusta” no?… bueno pos te lo digo… ME GUSTA!!!.
    Seguiré vuestras novedades.
    Un besazo Almudena.

    Nacho Delgado

     
    • aldelatorre

      13/08/2012 at 11:55

      ¡Muchas gracias Nacho!
      No….aquí no se puede poner “Me gusta”… pero voy a poner un enlace a Facebook para que se pueda poner en mi perfil 😉
      ¡Gracias por seguirme!
      Un besico

       
  2. María José

    13/08/2012 at 12:13

    Gracias Almu por hacernos partícipes de tus experiencias en Senegal,me encanta como escribes,te seguiré
    Un fuerte abrazo
    María José

     
    • aldelatorre

      13/08/2012 at 12:14

      ¡¡Gracias Mª José!!
      Un abrazo grande

       
  3. Noelia

    13/08/2012 at 12:35

    Me alegro que todo os este yendo muy bien en Senegal.

    Muchas gracias por compartir conmigo tus experiencias. Se ve a la legua que eres una gran persona.

    Siempre que quieras, sabes como y donde localizarme.

    Un besazo,

    Noe
    (Coro Enarmonía)

     
  4. Elenita

    13/08/2012 at 13:56

    ALMU!os deso lo mejor en esta nueva aventura…con una sonrisa y optimismo es todo más llevadero! te sigo por aquí!un besoye

     
  5. Basilio Rodero

    13/08/2012 at 14:41

    Muy bonito, Almu. Me has hecho pensar… ¡y aprender!. Sigue escribiendo para nosotros, cariño. Te queremos, os queremos.

     
  6. Alain

    13/08/2012 at 15:05

    Hola Almuuuu

    Que sepas que me has emocionado. Estoy tomandome un cafe en un bar y hasta se me ha escapado alguna que otra lagrimilla. Lo primero, enhorabuena por la boda, ya vi alguna foto en facebook y estabais guapisimos. Y lo segundo, gracias por textos como este. Por un momento estaba sentado yo tb ahi con ese Director, me has trasportado a tu historia y me ha emocionado.
    Espero que disfruteis mucho de la experiencia, pero sobretodo que seais muy muy felices juntos, que la vida seguro que os tiene preparados muchos momentos especiales.
    Un beso grande!!!

     
  7. Pat

    13/08/2012 at 16:51

    Gracias por tu día a día, peque…. Y por vivir cada detalle de manera tan intensa.

     

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: