RSS

Archivos Mensuales: agosto 2012

El Lago Rosa

Ayer fue mi cumple. Muchas gracias a todos los que me felicitasteis!! Y como el otro día estuve en el Lago Rosa, he escrito un mini-cuento y os he grabado un mini-video para daros las gracias y para saludar a todos mis lectores. ¡¡¡Gracias por leerme!!!

Advertencia: El cuento va sobre el Lago Rosa e inevitablemente es igual de cursi que un lago rosa…

 “Érase una vez… un reino lejano. Todo allí era mágico y hermoso. Los pájaros, de unos colores que jamás había visto antes, cantan melodías que hacen aflorar emociones antes desconocidas. Los árboles, grandes y majestuosos, parecen encerrar grandes secretos en el interior de sus troncos. Por todos lados se ven flores de todos los colores que pintan un paisaje vivo, radiante. 

Y al fondo, un lago. No es como los demás, es mágico. Cuentan, que se formó de las lágrimas que los dioses derramaron al ver tanta maldad y tantas injusticias en el mundo. Es por eso, que sólo las personas con una gran bondad en su corazón, podrán meterse en el agua sin hundirse. Si albergas algo de resentimiento, egoísmo o tristeza, te hundirás en sus profundidades… y nadie podrá hacer nada por evitarlo. Sólo los lagos mágicos son así… sólo los lagos mágicos son rosas”.

¡¡Y sólo tú puedes escribir cómo sigue tu historia en el Lago Rosa!!

 
7 comentarios

Publicado por en 31/08/2012 en Experiencias, Videos

 

Etiquetas: , ,

Inundaciones

Ayer llovió.

No fue un chirimiri corriente (como dicen en el País Vasco) o un calabobos (dicho comúnmente). No. Empezó a las 8 de la mañana levemente. A las 10, comenzó a llover tan fuerte que no veía las casas un poco alejadas de la mía (y que ahora, con sol, se ven perfectamente). A las 12, dejó de llover, dejando Dakar con un mal aspecto.

Y es que la ciudad no está pensada para las grandes lluvias, esas que tienen lugar en los meses de verano. No hacen estudios urbanísticos ni planeamiento de ciudades… pocos estudios de suelos… el estado de las construcciones es más bien malo (utilizan en muchos casos la arena de la playa para el hormigón).

Las calles se inundan. Bajan torrentes de agua por ellas, arrastrando consigo la tierra y la basura que se encuentra en su camino. Es cierto, sin embargo, que el agua llega hasta el mar… a menos que se encuentren en su camino con un muro o casa que le cierre el paso.

¿Qué pasa entonces?

Mirad el video, observad…y luego podréis opinar…

 

No podíamos dejar de mirar lo que teníamos en frente de casa y el posible desenlace nos mantenía alerta. Momentos antes, al comienzo de la tormenta, habíamos visto los carneros nadando, tenían un par de pavos reales…y sobre todo, si os percatáis al principio del video, hay una persona paseándose por el lugar recogiendo cosas.

Y llegó lo inevitable. No me dio tiempo a grabarlo, pero sí lo que vino inmediatamente:

 

Después de ver esto, no pude hacer otra cosa que dar gracias por que Álvaro hubiera encontrado un 4º piso en el que vivir.

Finalmente, para que os hagáis de por dónde llegaba el agua… una foto de cómo terminó la casa…

Resultado final para nuestros vecinos de dos horas de lluvia….

 

 

 
2 comentarios

Publicado por en 27/08/2012 en Día a día, Videos

 

Etiquetas: , , , ,

Contestando preguntas

Tras los mails preguntando acerca de mi día a día en Senegal, he decidido escribir un post para explicároslo directamente a todos.

¿Cómo es el día a día? ¿Dónde vivís? ¿Es vuestra casa como una aquí o más tipo allá? ¿Es segura la ciudad? ¿Te sientes acogida? (Laura, he cogido tus preguntas directamente de tu e-mail;) )

Son preguntas que probablemente os hagáis. Así que intentaré contestaros lo más clara y sinceramente posible. Pero antes, tenemos que tener en cuenta dos cosas:

  1. Alvaro y yo, hemos venido a Senegal para trabajar. Pretendemos estar aquí tiempo, con lo cuál intentamos que nuestra vida aquí sea lo más cómoda posible. No hemos venido a involucrarnos en un voluntariado o prácticas y estar aquí mientras dure para luego volver a nuestra tierra. El nuestro, es quizá, un proyecto más ambicioso. Estar aquí. Dejarse empapar por África, su cultura y su gente. Trabajar con ellos, formar parte de esto.
  2. Estamos en Dakar. Con 2,8 millones de habitantes en 2011 se encuentra en el puesto 19 de las ciudades más habitadas de África. En wikipedia pone que hay una densidad de población de 12.510 hab./km², dato que llevo mirando un rato… 32,400/sq m. Es la capital del país. No vivimos en la sabana africana, ni en el Sahara, ni en la selva.

Así, que retomo las preguntas.

Como podéis ver, en Dakar hay casas de allí y de aquí… Casas a fin de cuentas, sin distinción de dónde sean.

 ¿Cómo es mi día a día? Pues ahora mismo, suelo quedarme en casa por las mañanas y cuando Álvaro vuelve de trabajar intentamos hacer planes diferentes. Jugamos al tenis, vamos a la playa, nos vamos a tomar algo por ahí… Ahora estamos buscando un voluntariado, en el que implicarnos. Pondré un post en breve! 😉

¿Dónde vivís? ¿Es vuestra casa como una aquí o más tipo allá? Vivimos en el norte de Dakar. La casa es…como una casa de allí. Sale un poco caro, pero decidimos en su momento estar así y, entre casa y casa, hay chabolas por cualquier parte (mirad la foto de la entrada: Tormenta).

¿Es segura la ciudad? ¿Te sientes acogida? Sí y sí. Me explico. El carácter senegalés es pacífico y abierto. Tienen una palabra en su idioma wolof de la que hacen alarde: Teranga, que merece una entrada a parte. Pero os diré que significa hospitalidad, acogida. Además, ¿Sabíais que Senegal es la democracia más antigua de África? No ha habido guerras civiles hace poco tiempo como en otros países, por lo tanto no hay armas. Un blanco puede volver de juerga a las 5 de la mañana sin miedo a que ocurra algo.

Laura, Ana, espero que se hayan solucionado vuestras preguntas.

Y tú  que lees… ¿Tienes alguna pregunta que hacerme?

 
2 comentarios

Publicado por en 25/08/2012 en Día a día

 

Etiquetas: , , , ,

Colores del cielo

Porque una imagen vale más que mil palabras… ¿Cómo voy a explicaros cómo son los atardeceres? ¿Cómo describir los colores del cielo?

Hoy os pongo una serie de fotos, del cielo al atardecer o al amanecer.

Es como si el cielo quisiera copiar los colores de las telas africanas… ¡El cielo se viste de Senegalés!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 
4 comentarios

Publicado por en 23/08/2012 en Fotos

 

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Ramadán y Korité

Ayer terminó el mes de Ramadán. Noveno mes del año lunar del Islam en el que cada musulmán, venga de donde venga, observa un riguroso ayuno durante el día.

 “En el mes del Ramadán fue revelado el Corán como dirección para la humanidad y evidencia de la guía y el criterio” (Corán 2:185).

Durante este mes, los creyentes recuerdan la importancia del Corán. Lo leen, individualmente o en grupo, jóvenes y mayores. Lo meditan. Lo aprenden. Dicen que durante este mes, se ablandan y se renuevan los corazones, se fortalecen y rejuvenecen los espíritus.

Rezan 5 veces al día, empezando a las 5 de la mañana (sí, desde la cama oigo cada día la llamada a la oración de una mezquita cercana). Y durante este mes, aún debilitados por el hambre y el calor, lo hacen con una fuerza especial. No ha sido raro ver hombres paseando por la calle con un “Tasbih” en la mano (algo así como un “rosario”), tocando sus cuentas mientras recitan los nombres de Alá.

Puede que no entendamos bien esta costumbre tan arraigada entre ellos. Pero es cierto que si durante el resto del año, aquí en Senegal las personas se caracterizan por su acogida, durante el mes de Ramadán te abren sus casas y te conmueven con su espíritu servicial. Es en este mes donde realmente se puede palpar la “Teranga” senegalesa (palabra en wolof que significa “hospitalidad” o “calidez”).

Calle de Dakar

Calle de Dakar

Así que ayer terminó. El último día celebran una fiesta que aquí en Senegal llaman “Korité”. Es uno de los días más importantes de su calendario. Los días anteriores se viven auténticas locuras en los mercados.  Después de la oración del medio día, se reúnen con las familias a comer. Cordero, sopa, dátiles, arroz… comen hasta saciarse, cada uno vestido con bubús nuevos.

Uno de los días de este mes, un trabajador de Álvaro me preguntaba si nosotros no tenemos alguna fiesta de ayuno como ellos. Inmediatamente le respondí que no: no me imagino ayunando durante todo el día en Europa… aunque pensando y dándole vueltas me di cuenta que nosotros tenemos la Cuaresma, en la que durante 40 días no se ha de tomar carne. Puede guardar algún parecido con esto… Y también la Semana Santa es una de nuestras celebraciones más importantes, ¿no?

Una vez más, encuentro más parecidos en las raíces de lo que cada uno piensa. Aunque seamos distintos… ¡somos iguales!

Referencias.
Para escribir esta entrada he leído partes del blog de Jesús Lens entre otras webs. Gracias. 

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 21/08/2012 en Día a día

 

Etiquetas: , , , , ,

Tormenta

Ayer hizo un mes de la boda. ¡un mes! y parece que todavía estoy de luna de miel… Todavía estoy dando gracias a tanta gente buena por estar, por venir, por pensar en nosotros y desearnos lo mejor. Y lo quiero dejar aquí por escrito: ¡¡GRACIAS!! Realmente se siente un antes y un después, un cambio de etapa, así que gracias por estar a nuestro lado.

Antes de ayer, antes de cenar, se fue la electricidad. Es algo bastante habitual en Senegal… y me da la sensación que pasa lo mismo que en todos los países africanos. En particular, en este país la empresa que lo gestiona (Senelec) tiene problemas económico-financieros, al menos así es como lo explica su gobierno en las cartas de su presidente a organismos internacionales como las Naciones Unidas. A mí me parece que la propia instalación no puede soportar tantos aires acondicionados…

En Senegal, hay dos estaciones del año: Una húmeda, que se da durante los meses de julio a septiembre y otra seca, durante el resto del año. Ahora, estamos en la época húmeda, la que ellos llaman, del hibernage (léase “hibegnash”). Hace mucho calor y de vez en cuando, caen unas buenas tormentas. Y cuando caen tormentas…la mayoría de las veces se va la electricidad.

El lunes, sin ir más lejos, llevaba todo el día haciendo un calor pegajoso que no dejaba respirar. De este al que en España llamamos “bochornazo”. Cuando empezó a atardecer empezó a verse algunos relámpagos de fondo… Fue muy tierno cenar a la luz de las velas, ¿no acabo de decir que estamos viviendo cada día como si todavía estuviéramos de luna de miel? Pero lo que no es tan agradable es dormir con tanto calor…sin un ventilador que te proporcione algo de aire para respirar…

Alrededor de las cuatro de la mañana, ya teníamos la tormenta encima. Me levanté agobiada por el calor y pensando en si habíamos dejado alguna ventana abierta, lo que puede ocasionar algún charco o humedad en las paredes… o cualquier otro estropicio.

Sentada en la cama, se oía el repiquetear de la lluvia en la ventana. Los truenos estaban justo encima, recordándome a aquella vez que dormí en un pico de Pirineos, también con una tormenta cayendo sobre las tiendas de montaña y, lo admito, con algo de miedo. Todo se iluminaba de repente. Apenas había dormido por el calor, el pijama se me pegaba al cuerpo como si tuviera miedo de darme un poco de espacio… y pensaba.

Se podía oír a la gente en la calle. ¡A las 4 de la mañana! Desde nuestra ventana, se ven un par de terrazas donde viven familias, y un poco más allá, otras casas y entre ellas chabolas… y se oían los llantos de los niños, supongo que mojados…o felices por la lluvia…. ¿quién sabe?

Chabolillas enfrente de casa, entre charcos.

Chabolillas enfrente de casa, entre charcos.

 

Y pensaba en la suerte que tenemos en España de tenerlo todo ¡cuando queramos! Si hay un corte de electricidad, sólo tienes que llamar al teléfono de atención al cliente -24 horas- y te lo solucionan. Como mucho tardará un par de horas… Pero siempre hay soluciones.

Aquí tienes una sensación de impotencia que te invade por completo. Al día siguiente a las 16 de la tarde…seguía sin electricidad…ni internet… Ayer, después de la tormenta, para salir de Dakar tenías que armarte de paciencia porque todo estaba inundado.

Salida de Dakar

Salida de Dakar después de la tormenta. Foto de Álvaro

Ejercitas el saber esperar, la paciencia. Recuerdas lo que es respirar profundamente. Aprendes a dejarte llevar, a observar, a mirar por la ventana sin esperar a que ocurra algo. Y cuando ves esas mini chozas en mitad del barro, junto a los charcos que ha dejado la tormenta… das gracias por tener una casa en la que estar tranquilamente. ¿Qué más da tener unos cortes de luz de vez en cuando? Así tienes tiempo para escribir un rato…para pensar…para leer…

 
5 comentarios

Publicado por en 15/08/2012 en Experiencias

 

Etiquetas: , , , , ,

Consejos

Panorámica de Dakar

¿No es verdad que todos buscamos ser felices? ¿No es verdad que todos deseamos dar lo mejor de nosotros mismos?

Anhelamos soñar y hacer realidad nuestros sueños. Y cuando somos valientes y los conseguimos, buscamos otro sueño en el que volcar toda nuestra esperanza. Y nos volcamos en conseguirlo, en enfocar nuestro día a día en alcanzarlo.

Así es como me encuentro yo ahora. Por fin estoy en Senegal, por fin me he casado con mi príncipe azul, con el amor de mi vida. ¿Y ahora qué? Sueño en alto y busco qué hacer ahora.

Todos queremos cambiar el mundo un poco. Hacer de esto un lugar mejor. ¿Qué sentido tendría todo si no lo intentamos? Queremos hacer feliz a nuestra pareja, complacer a nuestros padres, hacer reír a nuestros amigos, no disgustar a los que nos apoyan… en definitiva, intentar vivir lo mejor posible. Hacer que nuestro entorno sea lo más agradable que podamos.

Todos somos imperfectos, todos cometemos fallos. Incluso la persona a la que más admiramos. Pero aún así, todo sigue adelante, todo sigue su curso. Aún así hay familias que se apoyan, que se mantienen unidas. Parejas que se aman profundamente hasta el final y que se respetan como son. Padres que perdonan y olvidan y siguen queriendo con todo su corazón.

Ocurre lo mismo en cualquier parte del mundo. Puedes ver a una madre deshaciéndose por su hijo en cualquier lugar del planeta. ¿Qué madre no lucha por su pequeño…aunque sea mayor? Es un sentimiento universal. Una madre puede mirar a los ojos a otra y sentirá cómo se comprenden mutuamente sin necesidad de hablar el mismo idioma.

De la misma forma, en cualquier parte, un hijo sentirá ese mismo deseo de independizarse y volar libre a donde se sienta llamado. A buscar esa felicidad idílica….ese sueño que está por realizar. Y de la misma forma, cualquier pareja que se haya comprometido a estar toda la vida juntos, podrá mirar a los ojos a los que acaban de casarse y comprenderles.

El otro día mi príncipe y yo estuvimos en unas pistas de tenis, que hay junto a la Universidad de Dakar. Es un pequeño club dirigido por senegaleses. Sólo hay 4 pistas de tenis, que están a la entrada, una pequeña casita que hace la labor de “club social”, donde puedes jugar al pimpón o comprar algún refresco y una pista de squash, al fondo y un poco más escondida. El suelo de las pistas está estropeado por el paso del tiempo, el calor y las lluvias. Pero entre las pistas crecen plantas con flores que nunca había visto antes y que son de color naranja, rojo, blanco… La valla que rodea el club está atrapada dentro de una trepadora que en algunas zonas también tiene flores, unas campanillas rojas preciosas. Y desde dentro de las pistas se ven las palmeras que delimitan la zona del parking.

El senegalés que lo dirige, suele estar en un pequeño jardincito de la caseta que hace las funciones de  club. Fuimos a hablar con él para hacernos socios de ese lugar y poder ir a jugar cuando quisiéramos. Nos acercamos a saludarle, nos sentamos con él en unas sillas de hierro un tanto incómodas, obedeciendo a la cultura senegalesa de preguntar qué tal antes de abordar ningún tema que quieras hablar. Reparó en nuestra alianza y nos preguntó. Le cambió la mirada “hay europeos que vienen y viven juntos, pero casarse está bien, te comprometes a estar con la otra persona”. Nosotros no pudimos hacer otra cosa que mirarle, asentir y sonreír. Con el tiempo vamos dándonos cuenta que los mayores sienten la necesidad de darte su testimonio, de sentenciar, de enseñarte… de mostrar lo que los años y las arrugas les han enseñado. Siento un gran respeto hacia ellos y todo lo que quieran contarnos lo valoramos especialmente.

Otro día, le acompañé a hablar con el director de la agencia que lleva la administración de su empresa. Al entrar en su despacho, comprendí que los senegaleses aspiran a tener un trabajo así. La habitación estaba en penumbra, la ventana, que era probablemente el acceso a una terraza, estaba cubierta por un papel semi translúcido dejando la habitación bañada en un color amarillo mágico. Una de las paredes estaba cubierta por un tapiz que representaba una aldea africana con una madre y una hija portando en sus cabezas unas vasijas con agua. Una escena muy típica de Senegal. Salliou, que así se llama, nos acogió vestido con su túnica blanca. Era viernes, en época de Ramadán, así que era su traje de fiesta. Y nos atendió con una sonrisa de oreja a oreja. Mientras hablaban no pude evitar fijarme en el iphone, macbook, nespresso… en la mesa de madera llena de adornos… en su decoración para nada sobria.

Por supuesto, antes de comenzar a hablar de nada profesional nos preguntó por nosotros. Nos invitó a cenar a su casa algún día y nos habló del matrimonio. Nos dijo que “en todos los años que él llevaba casado, cada día era como una luna de miel”. Y que “realmente es la mujer la que, si sabe y aprende rápido, gestionará el matrimonio para durar mucho, mucho tiempo”. Un consejo más para guardar en mi diario, junto a los demás. Yo también he visto familias unidas gracias a una madre luchadora…

Al final, te sorprende que ocurre algo parecido estés donde estés. Una vez dejas de pensar que eres diferente al que tienes enfrente, ya sea por la manera de pensar o de vestir, te das cuenta que ellos sienten lo mismo que tú: que quieren a su pareja y buscan lo mejor para ella y su familia. ¿No es fabuloso pensar que cada uno siente lo mismo hacia ellos que tú hacia los tuyos? ¿No es una maravilla ver que no somos tan diferentes como parece a primera vista? Que compartimos sentimientos, sueños, esperanzas…

Busco mi nuevo sueño, el que me haga vibrar para aprovechar mi experiencia. El que me haga vivir con la esperanza de que algún día lo conseguiré. El que me ayude a sacar el máximo de mi día a día… 

 
9 comentarios

Publicado por en 13/08/2012 en Experiencias

 

Etiquetas: , , , ,